• Fruta Húmeda

“¡POSPORNO, PORNO FEMINISTA, PORNO TERRORISMO!: LA LUCHA TAMBIÉN ES EN LA CAMA”





Por Javiera Bañados

Periodista

Anoche me preguntaba qué espero al buscar porno, ¿encontrarme con un falo que penetra una y otra vez una vagina o un culo? ¿ver como el de la pizza fornica exageradamente a la dueña de casa? o ¿qué? ¿qué busco? Y fue así como me di cuenta que me encanta el contexto, la insinuación, el erotismo y obviamente que como complemento, el sexo explícito.



Al buscar porno me imaginaba que no quiero una paja rápida y ya, quiero miradas, roces, algo que me encienda y no digo que esté mal quien disfrute de la industria pornográfica "convencional", de hecho ¿quién soy yo para juzgar su placer? Es solo que no me gusta lo mecánico y considero que podemos encontrarnos con nuestro sexo y placer de distintas formas, más absorberlo y replicarlo así de mecanizado como lo muestra el porno tradicional me parece un desperdicio.

Fue ahí cuando también vi mi primera película de "posporno" con sexo explícito, pero además con contenido erótico y francamente no sé en donde estuvo este material todo este tiempo (ahora sé, gracias a un artículo de malvestida.com, que algunos de los sitios en donde se pueden encontrar son: Lust Cinema, Ersties, Pink & White, Joy Bear, Frolic Me, Lustery, Four Chambers, XConfession y Wild Galaxies) Luego averigüe y claro, el posporno tiende a ser pagado por toda la inversión que conlleva grabar con buena iluminación, rodar grabaciones con contenido de libreto, los actores, etc. Entonces fue ahí donde no me sentí tan estúpida por no haber visto esto antes, aunque como dicen por ahí "las cosas llegan a su debido tiempo" quizá este sea el mío y tal vez también el tuyo, porque así como llenamos las calles exigiendo una y otra vez que nos den el lugar que merecemos en esta sociedad, así mismo es bueno seguir luchando, empoderándonos y haciéndonos conscientes en nuestra sexualidad.


Según Diana J. Torres (artista, activista, multidisciplinar) "esta cultura nos ha secado el cerebro y el coño" es por eso que ella se considera terrorista, porque desde pequeña ha sentido que le gusta todo lo que no está permitido, desde como le gusta lucir hasta como le gusta expresarse tanto en su cotidiano como en su sexualidad. Es por eso que ella es impulsora del "porno terrorismo" al que ella define como:


"El porno terrorismo surge como reacción a un sistema que se nos mete entre las piernas para instalar en nuestros sexos dispositivos de control; es un terrorismo cuya base es la defensa propia, una forma de no quedarse de brazos cruzados ante la injusticia".

Pero ella por supuesto que no es la única mujer que se ha atrevido a transitar por el mundo del porno y a romper los esquemas que se han mantenido con el tiempo en esta industria, ya que Erika Lust – al igual que muchas otras mujeres- se han impulsado a aportar para cambiar las cosas desde su vereda. Erika es directora de cine y su motivación nace de que a pesar de haberse sentido un poco excitada en alguna ocasión con el porno “convencional”, más se enojaba, ya que le chocaba el ver a las mujeres así de sometidas cuando solo ella buscaba su placer:


“Es hora de que el porno cambie”


Asegura en una Charla TED disponible en Internet y asevera que ella no quiere sacar a la mujer del porno, si no que quiere involucrarla con él.De hecho, en una entrevista el año pasado por el 8M, Erika afirma que:

“el porno no es machista por sí, el porno es un género que muestra sexo explícito, no debería ser machista” “lo que pasa es que está hecho por hombres que lo han realizado con la idea de solo satisfacer a otros hombres y han usado a mujeres para satisfacerse y darles placer”.

Relatos como estos me hacen viajar a la adolescencia en donde por la exposición de Internet se abrió en mi notebook una pagina triple X, con toda la curiosidad y también por morbo vi porno y lo seguí viendo por un tiempo. Quizá tu también lo viste, de hecho tengo varias amigas que con los años y cuando el tema ya no era tabú conversamos sobre eso. También después de un tiempo me enojó, dejó de llamarme la atención porque lo encontraba vacío y me di cuenta que cualquier categoría de ese porno era solo para la satisfacción del hombre. Sí, me masturbe a veces viendo porno ¿quién no lo ha hecho? Pero era una sensación horrible, porque sentía una presión, angustia y además pesaba en mi todo el tabú de que la mujer no hacía esas cosas.



Hoy mas grande y con más conocimiento tanto de mi cuerpo como acerca de mi sexo, doy cuenta de lo libre que te hace sentir el posporno con su consigna de un placer sano y libre, el goce de igual a igual sin importar tu género o qué/quién te guste. Reflexionar en el como me sentía viendo Xvideos o Pornhub versus en el como me sentí viendo anoche “Love” de Gaspar Noe, hace que me encuentre con muchos sentimientos… Pero uno de ellos es la felicidad de sentirme a salvo, de sentirme mía y de saber que si no somos nosotras las que sigamos peleando en todos los lugares nuestro sitio no lo hará nadie.



Me gustaría saber tu experiencia viendo pornografía ¿qué es lo que buscas con ella? ¿haz visto posporno? ¿te interesaría saber nombres de películas para ver acerca de esto?


Puedes dejar tu comentario más abajo👇

Si te gustó, comparte ✌️