• Fruta Húmeda

Ginger Power: El poder sexual del jengibre

Texto e Ilustración: Javiera Bañados,

Periodista Fruta Húmeda


Mucho se habla de los distintos beneficios que aporta el jengibre, ya sea porque alivia síntomas de la gripe, regulariza la flora intestinal, reduce mareos y vértigos, entre otras cosas. Pero hoy además de hablar de estos grandes regalos que nos brinda este alimento, nos centraremos en su alta potencia en la sexualidad. Hace cientos de años que el jengibre es considerado un afrodisíaco natural y es que al producir un efecto termogénico, genera calor tanto en nuestro cuerpo en general, como en la zona aplicada. Al sensibilizar hace hasta que nuestros orgasmos se intensifiquen, dándonos más placer.


Por otra parte mejora la erección en las personas con pene y retrasa la eyaculación. Si bien todo esto es maravilloso, es importante recalcar que el efecto no es inmediato por lo que si quieren mejores resultados sería bueno un uso constante, para así mantener la líbido en muy buenos niveles. Para consumirlo hay varias opciones, hoy hablaremos de dos: 1.Jengibre con canela: moler ambos y adherir una cucharada de esta mezcla a un vaso o taza de agua tibia, luego beber una vez al día. 2.Jengibre con arándanos: dos cucharadas de jengibre rallado, un litro de agua hirviendo, tres cucharadas de miel y una taza de arándanos deshidratados. Dejar reposar esta mezcla para luego beberla cuando esté en la temperatura que prefieras.

Pero su uso no es tan solo interno, sino que podemos jugar con él de manera externa, haciendo contacto entre un trozo de jengibre pelado y lavado con la vulva, clítoris y/o glande, estimulando en todos estos puntos erógenos, lo que en un comienzo puede que de “ardor” pero que al pasar un momento enciende con el efecto de calor y dilatación que deja. Otra práctica sexual con la que se puede experimentar es el “figging”, que consiste en introducir jengibre en el ano, práctica que se considera como parte del BDSM.


Esta “técnica” nació hace muchos años atrás, de hecho se dice que se utilizaba desde la Antigua Grecia a la época victoriana como castigo. Actualmente ya no se ve solo con este fin, sino que se usa para intensificar a grandes escalas el placer sexual. Para realizar “figging” se debe lavar y pelar el jengibre dándole una forma redondeada cuidando que no queden puntas que puedan lastimar, haciéndolo parecer un dildo. Es importante ir mojándolo con agua o utilizar lubricante, a pesar de que este último pueda “reducir” el efecto que da el jengibre, ya que es mejor eso a que producir heridas anales por una falta de lubricación.


Ojo! Intenta crear un base al final del alimento para que no se vaya hacia las profundidades y termines en Urgencias. Con toda esta información ya tengo planeado ir por mi jengibre a la cocina para llenarme de sus bondades e intensificar mi placer y tú, ¿te animas?


Si quieres conocer las experiencias personales que existen con este maravilloso alimento te invito a seguir el Instagram @fruta_humeda y puedes ir a "Confesiones" en historias destacas